Arquitectura moderna y sostenible

Arquitectura moderna y sostenible

La arquitectura, al ser un sector relacionado con la industria, está en constante evolución gracias a la innovación y a la investigación, e intenta ofrecernos la posibilidad de mejores lugares habitables. Estas mejoras, influenciadas por las preocupaciones de nuestra época, no sólo dan respuesta con los distintos tipos de construcciones que están surgiendo, sino que la preocupación por el medio ambiente ha dado lugar a un tipo de arquitectura en la que, además del diseño, prima la sostenibilidad.

La arquitectura sostenible es aquella que tiene en cuenta el medio ambiente y que valora cuando proyecta los edificios la eficiencia de los materiales y de la estructura de construcción, los procesos de edificación, el urbanismo y el impacto que los edificios tienen en la naturaleza y en la sociedad. Pretende fomentar la eficiencia energética para que esas edificaciones no generen un gasto innecesario de energía, aprovechen los recursos de su entorno para el funcionamiento de sus sistemas y no tengan ningún impacto en el medio ambiente.

Las tendencias que reúnen los principios de la arquitectura sostenible se basan principalmente en:

  • Eficiencia energética: como usuarios vamos familiarizándonos, poco a poco, con el concepto de vivienda eficiente. Sabemos que una buena capa de aislamiento es fundamental para que la energía que necesitamos en nuestras casas no se escape, ya sea para calentarnos o refrigerarnos. En 2010, la Unión Europea implantó la Certificación Energética de los edificios, y estableció siete tipologías de eficiencia, desde la A hasta la G, siendo la A la más sostenible y la G la que menos. Vivir en una vivienda eficiente puede reducir muchísimo los gastos energéticos de una familia, proporcionándoles un ahorro importante. La orientación en la construcción de nuevos edificios, así como la eliminación de puentes térmicos, son vitales en diseño de arquitectura sostenible.
  • Potenciar la iluminación natural: diseñar con éxito ventanas y huecos por donde se cuele la luz natural, en detrimento de la artificial. La iluminación es uno de los elementos que más condicionan un diseño arquitectónico. Para que el aprovechamiento sea óptimo es necesario instalar ventanas y vidrios de altas calidades, si no conseguiríamos el efecto contrario: que la energía se escape por las ventanas.
  • Creación de jardines verticales: incorporar la naturaleza tanto dentro como fuera de nuestros edificios, mejora nuestra calidad de vida y nuestra salud. La vida en las grandes ciudades nos había hecho perder de vista la importancia del contacto con la naturaleza, y gracias al diseño biofílico estamos empezando a reestablecer estos vínculos entre la naturaleza y el ser humano.
  • Utilización de materiales sostenibles: en plena era del cambio climático, somos conscientes de que además de conseguir que nuestros edificios sean eficientes, los materiales usados desde la revolución industrial del s.XIX, han requerido muchos recursos naturales, y mucha energía para su transformación, emitiendo grandes toneladas de CO2, al ambiente. Plantear la construcción de nuevas edificaciones con materiales más sostenibles es necesario para que el impacto de las nuevas construcciones sea cada vez menor. Emplear materiales naturales como la piedra, la pizarra o la madera o nuevos materiales reciclados, es necesario para disminuir la huella ambiental.
  • El uso de energías renovables. Incorporar este tipo de energías en las instalaciones de los edificios ayuda a proteger el medio ambiente a la vez que disminuye las facturas. El uso de paneles solares tanto térmicos como fotovoltaicos son soluciones que, cada vez más, forman parte de la arquitectura sostenible.

España, el primer país productor de pizarra

Muchas veces nos preguntamos en qué puede destacar nuestro país a nivel económico o laboral. La realidad es que España es líder mundial en producción y exportación de pizarra, uno de los citados, anteriormente, como materiales sostenibles y que está de plena actualidad en el mundo de la arquitectura, tanto en la decoración de interiores como exteriores. Como ejemplo de toda esta industria encontramos Ardoises-Despagne, que con más de tres generaciones de antigüedad, exporta pizarra, una vez elaborada, a más de 20 países de todo el mundo. Es importante remarcar que el proceso de extracción es un proceso muy especializado y que su tratamiento supone miles de puestos de trabajo. Además, tal y como nos han podido explicar, hay que conocer las normas de calidad de cada país para poder comercializarla y mantener los estándares de calidad. Todo ello hace que seamos cabeza del sector en todo el mundo.

La pizarra, llamada también roca fósil, es una roca metamórfica de estructura foliada, densa y de grano fino. Sus principales características, por las que se le da tanto uso, son impermeabilidad, inalterabilidad y versatilidad. Es una piedra compacta, que carece de poros por lo que no sufre con las heladas y no se resquebraja. Del mismo modo, es capaz de mantener sus propiedades técnicas, además de frente a la nieve y el frío, frente a la humedad, el polvo, el salitre, el calor, y el viento. Pese a que la pizarra es un material inmejorable, a veces, pueden surgir problemas si a la hora de instalarla no lo hace un profesional.

En España, los yacimientos más importantes se localizan en la provincia de Galicia y León. La Comarca de Valdeorras (Orense), de Quiroga y Mondoñedo (ambas en Lugo) y de Ortigueira (La Coruña) albergan los mayores yacimientos pizarrosos en España.

La pizarra tiene múltiples usos en el campo de la construcción, además, hoy en día la usamos también como un componente estético de calidad, ya que es un material elegante y sobrio, con un importante impacto visual que puede ser utilizado tanto en decoración rústica como urbana. En la actualidad está muy de moda el uso de la pizarra en hostelería, tanto es así que ya hay empresas del sector que han redirigido su marca y se dedican a la creación de menaje en pizarra.

Aunque cuando pensamos en nuestros punto fuerte como país, lo primero que se nos viene a la mente es el turismo y todos los puestos de trabajo que se crea en el sector servicios, la realidad es que la exportación de pizarra es un negocio sólido, que aborda muchos y variados temas, que  es y ha sido suficientemente rentable para mantenerse, aun habiendo habido una crisis, en el sector de la construcción en nuestro país, y todo gracias a la exportación, que no deja de tener demanda.