Cada vez más empresas apuestan por el Marketing Social Corporativo

Cada vez más empresas apuestan por el Marketing Social Corporativo

La innovación tecnológica cambia las formas de entender el Marketing y la Publicidad, nos encontramos ante usuarios dinámicos y participativos que quieren establecer un diálogo con la marca.

De poco sirve emplear las anticuadas formas del Marketing Directo, nos encontramos en una realidad donde cada marca cuenta una historia, historias que aportan unos valores y transmiten emociones, historias que conectan a la marca con sus usuarios.

Especialistas en Marketing, como Philip Kotler ya avanzaban que con el tiempo el Marketing iría adquiriendo un mayor compromiso social.

La idea de que el Marketing adquiera cada vez más interés por el cambio y las mejoras sociales es, cuanto menos, un aspecto a tener muy en cuenta en el avance hacia una sociedad mejor.

Las claves del Marketing Social Corporativo

Philip Kotler, uno de los mayores especialistas en marketing elegido como Líder en Pensamiento de Marketing por la AMA en 1975 (American Marketing Association), define a este tipo de Marketing como “las principales actividades que lleva a cabo una compañía para aprobar las causas sociales, fortalecer su negocio y cumplir con sus compromisos de responsabilidad social corporativa”.

En pocas palabras, lo Bueno funciona, con lo que las buenas noticias que se extraen de esta idea es que podemos enfocarnos en promover el bien social al tiempo que ayudamos a nuestra propia empresa.

Se trata de diseñar campañas que generen un cambio conductual destinado a la mejora de la salud pública, la seguridad, el medio ambiente o el bienestar de la comunidad. En definitiva, el Marketing buscará crear un mundo mejor.

Sabía que el Marketing es un elemento esencial para posicionarse y mejorar los resultados de un negocio. En mi caso, al tener una pequeña empresa de bicis de montaña, para mí era especialmente importante contar con servicios de marketing responsables y que apostarán por el compromiso social y, muy especialmente, la responsabilidad medio ambiental.

Estuve contrastando e informándome de las diferentes agencias de Marketing y Publicidad, de sus campañas y premios. Trataba de encontrar una Agencia especialista en este tipo de campañas y que tuvieran mucha experiencia para llevar a cabo una campaña de Marketing Social Corporativa integral.

Finalmente, un amigo también emprendedor, con un negocio parecido me habló de dicendi, y me recomendó sus servicios.

Mi amigo parecía muy satisfecho con el trabajo de la agencia para su empresa, tanto a la hora de analizar la situación de su negocio, como para seleccionar su público objetivo, y establecer así los objetivos conductuales clave en la campaña.

Elaboraron material específico para sensibilizar a su público y modificar sus creencias o actitudes.

Creía que, en mi caso, una campaña para prevenir la vida sedentaria no solo ayudaría a combatir ciertos hábitos y conductas perjudiciales en nuestra sociedad, sino que motivar una vida más activa y el deporte en entornos naturales podría mejorar la vida de muchas personas.

Tenía una idea clara de lo que quería, pero sabía que necesitaba del asesoramiento y seguimiento de auténticos profesionales tanto para la gestión como para el desarrollo de mi campaña.

La idea de un Marketing Social Corporativo me resulta fascinante, además de estimulante y motivadora.

Ayuda a definir mucho mejor la razón de por qué muchos emprendedores hacemos lo que hacemos, que no es otra que la de ofrecer un servicio que sentimos necesario, y lo hacemos con mucho cariño y trabajo para mejorar la vida de las personas.

Sabía que la idea de montar una tienda de bicis de montaña estaba relacionada con mi pasión por este deporte, pero al definir mejor los objetivos y el plan de acción para la campaña me di cuenta que también tenía una clara razón de por qué hacerlo.

Algo que me movía para apostar por este proyecto, mi interés por promover una vida activa, ya que junto con una buena alimentación es una de las mejores formas de combatir la obesidad y, en consecuencia, muchas enfermedades coronarias, entre otras asociadas al sedentarismo.

Está claro que solo el futuro dirá lo que está por venir, pero si el Marketing empieza a invertir en valores, buenas historias y cambios sociales positivos cada vez más empresas se comprometerán con crear una sociedad mejor que apueste por el bienestar como principal valor de cambio.