Los implantes dentales, una gran solución para lograr una buena salud bucodental

Los implantes dentales, una gran solución para lograr una buena salud bucodental

Con el paso de los años es muy habitual que alguna de nuestras piezas dentales, debido al desgaste, termine por caérsenos y es que son muchos años seguidos ejerciendo sus funciones de masticar la comida sin descanso y durante varias veces al día. Es por ello por lo que este tipo de pérdidas es mucho más común de lo que nos creeríamos, sin embargo, no es el único motivo existente y es que algo tan habitual como sufrir un golpe o una caída también nos puede llevar a que alguno de nuestros dientes se parta en varios cachos o directamente se desligue de su sujeción en las encías. Hasta no hace mucho tiempo, la pérdida de alguno o algunos de los dientes nos obligaba a tener que acudir al dentista para que nos hiciese una prótesis dental a medida, la cual fuese removible de forma parcial o total, en función de nuestras preferencias y necesidades, pero esta, era realmente muy incómoda y problemática para sus usuarios.

En la actualidad, el tema de los implantes dentales está siendo muy discutido muy discutido puesto que cada día escuchamos o vemos en la televisión diferentes noticias contradictorias al respecto, sin ir más lejos, en nuestro país existen diferentes clínicas que captan a clientes franceses mediante internet para que vengan a España a realizarse los implantes que necesiten por un precio más ajustado. Esta práctica, que podemos considerar como turismo dental, no tiene por qué salir mal, aunque cuando por desgracia si que sale mal, los franceses que vienen a nuestro territorio para ahorrar en la factura del dentista quedan completamente desatendidos por completo y es que nada ni nadie les ampara en este supuesto. Es por ello por lo que tras haber realizado el esfuerzo económico y haber tenido que arreglárselas para poder pasar unos días entre nuestras fronteras, los ilusos clientes galos, se vuelven a su país sintiéndose estafados y desatendidos y es que, aunque es un porcentaje muy pequeño el que sufre esto, lo cierto es que es suficiente para considerarlo un problema serio.

Un implante dental, para quien no esté completamente familiarizado con el término, es una raíz dental artificial, o lo que es lo mismo, es un tornillo, generalmente de titanio, que se introduce dentro del hueso de la mandíbula o del maxilar con el fin de servir de amarre a un diente generado industrialmente y que, con gran exactitud, sustituye al que, por un motivo u otro, hemos perdido. Estos implantes se forman únicamente por dos elementos, el tornillo y el pilar, al que también se le conoce como muñón. La corona, el diente en sí, no forma parte del implante dental y es por ello por lo que cuando acudimos a una clínica, este se paga por separado, aunque lo cierto es que la corona junto con el tornillo y el pilar completan el proceso para sustituir la pieza que nos falta.

Los implantes dentales los encontramos de dos tipos diferentes, por un lado, tenemos el implante dental de carga inmediata. Se realiza en una sola fase para no abrir la encía e insertar el pilar, esto es, para evitar la segunda fase y, de ser posible, en la misma fase se fija el implante la corona. En el caso de que se opte por la de dos fases, en la primera de ellas se fijaría el implante el cual se debe integrar con el hueso para luego en la segunda fase y tras los plazos previstos, sobre la parte superior del implante se atornillaría el pilar y acto seguido, sobre él, la corona permanente, la cual se fijaría con cemento.

Ventajas de los implantes dentales

Los implantes dentales cuentan con multitud de ventajas, de ahí que su uso se haya ido extendiendo de forma considerable en los últimos tiempos y es que estos no se mueven, nos duran para siempre y con ellos, los usuarios no sienten dolor al masticar y es que los avances tecnológicos los han ido perfeccionando hasta límites insospechados. Además, son capaces de salvar a los dientes contiguos puesto que al evitar que haya un agujero, los otros, nunca se moverán y con ello, no se caerán. Asimismo, estas piezas también previenen la reabsorción ósea con lo que tendremos una boca más bonita. Aunque lo cierto es que todo esto se dará si acudimos a las manos expertas de la Clínica dental Galván Lobo y es que nadie mejor que ellos para tratar a nuestra boca como se merece, con el mayor cuidado y dedicación así como con las tecnologías más punteras que nos harán poder disfrutar de una boca sana.