Los disfraces infantiles y el sexismo en la sociedad

Los disfraces infantiles y el sexismo en la sociedad

Hablar de los disfraces infantiles y el sexismo en la sociedad es algo cada vez más común, pues las sociedad avanzan y ya no se da por sobreentendido que el niño se tenga que estar disfrazando de policía y la niña de enfermera.  Los especialistas en disfraces de La casa de los disfraces creen que desde hace un tiempo ya se entiende que los disfraces sirven para educar a los niños y que puedan soñar con sus personajes.

Elegir disfraz

Muchas veces no se respeta tal y como debería de hacerse, tanto el gusto como la opinión de los niños, por lo que les terminan gustando una serie de cosas en concreto debido a la imposición de los padres.

Eso sí, buena parte de los disfraces que hay en el mercado son de profesiones de lo más comunes.

Reproducción de los roles de la sociedad

Los políticos en este sentido han querido mojarse. Pues algunos han llegado a denunciar tuits que hay disfraces inapropiados y que terminan provocando una sexualización clara en las niñas, algo que compartió hasta la regidora barcelonesa Ada Colau.

Elena Duque, desde su posición como Community of Research on Excellence for All (CREA), se debe saber que el grupo cuenta con una serie de líneas a la hora de investigar en un tema tan sensible como la violencia de género. Al final todo lo que se hace en el campo de los disfraces reproduce los roles de la sociedad de toda la vida tradicional.

El modelo que hay ahora en los disfraces no tiene disponibles todas las opciones, avanzando hacia un modelo en el que se presenten todos. Los padres no tienen que obligar al niño a que escoja, a la fuerza disfraces que sean del género contrario, debiendo elegirlo él mismo. Recordemos que si se obliga, se pasa de quitar una imposición para poner otra.

Respecto a esto, deberíamos reflexionar sobre en qué contribuye la sociedad para que se mantenga esta situación. Los fabricantes de disfraces terminan siendo sexistas al tratar la venta de algunos disfraces.

Discrepancias del sector

En un sector como es el de los disfraces, no están de acuerdo con el pensamiento de que son sexistas. Hay profesionales que creen que no existe el sexismo y que los profesionales de las empresas españolas suelen cuidar bastante ese tipo de detalles, donde se realizan los catálogos, eligen los modelos y se pasa a cuidar el diseño del producto, tanto si es para un niños como si es para una niña.

Algunas de las publicidades que pueden parecer discriminatorias o sexistas realmente son provenientes del sureste asiático, donde las empresas de estos países lo que hacen es reproducirlas sin distinción alguna.

Otras fuentes del sector y que también se dedican a la fabricación de disfraces, piensan que cada vez aumentan más los diseños para los dos géneros sin distinción alguna.  Se hacen dos versiones, como pasa con los disfraces para granjeros, que se venden bastante bien y que son para ambos géneros.

Una opinión que comparten desde Facua, porque para él son unos casos concretos y esto debería ser valorada de forma más específica.

Para acabar con estas prácticas, hay fuentes en el sector que han recomendado a los padres de los pequeños que se adquieran los disfraces en tiendas especializadas que sean conocedoras de las normas. Hay empresas que solo venden disfraces dos meses, pero otras pueden estar todo el año haciéndolo.

Por desgracia, las malas prácticas las hay en toda clase de sectores y el correspondiente a los disfraces no es la única excepción. Tanto padres como representantes públicos deberían detectar las situaciones en las que se puede cometer una discriminación o abuso y denunciarlas en caso de que se produzcan.

Seguro que después de todo lo que te hemos contado tienes las cosas más claras respecto al tema del sexismo en un mundo tan complejo como es el de los disfraces. Sin duda, como decíamos al principio, las sociedad avanzan y parece evidente que se debe avanzar en el sentido de que todo niño o niña pueda disfrazarse de lo que ella quiera, sin tener que estar atento a si es un clásico disfraz de chico o de chica

No sabemos hacia donde irá la sociedad en este sentido, pero parece que todo indica que seguirá avanzándose hacia un mundo en el que las barreras sexistas cada vez estén más echadas abajo, algo que va a ser positivo para todos, y se eliminarán tradiciones y concepciones en muchos casos equivocadas. Suerte en la elección del disfraz para tus nenes y deja que ellos elijan, pues al final van a ser los que lo tendrán que llevar y tú estás ahí para aconsejarles.