La terapia de pareja está de moda

hands-437968_640

Si hay algo claro es que la televisión tiene el poder de poner algo de moda, sea o lo que sea. Hace unas semanas se estrenó un nuevo programa en Cuatro llamado “Mejor llama a Pilar” en el que una psicóloga profesional (Pilar Cebrián) intenta ayudar a las parejas que están a punto de destrozar su relación pero que aún quieres conservarla. En otras palabras: hacen terapia de pareja por televisión y lo arreglan todo, supuestamente.

A raíz del estreno de este ¿reality, coahing?, no sé cómo llamarlo, cientos de parejas con problemas han decidido buscar ayuda profesional y todo eso está muy bien, pero no deben hacerlo porque se haya puesto de moda sino porque realmente piensen que lo necesitan. La primera pregunta que todos nos hacemos al principio antes de empezar nada es: ¿funciona o no? Porque es tontería meternos en camisas de once varas s no vamos a conseguir nada a cambio.

En Noticias On nos hemos puesto en contacto con dos gabinetes de psicología para conocer la realidad de todo esto y podríamos decir que sí, ayuda, y mucho, pero siempre y cuando la pareja esté dispuesta a aceptar una serie de cosas y a trabajar junta porque si la relación está tan rota que no se pueden poner de acuerdo ni para eso, por mucho que quieran hacer los profesionales, no se conseguirá absolutamente nada.

Tanto en el  Centro Médico Benviure, como el dr. José A. Hernández Hernández, especialistas en este tema, están de acuerdo en que los primeros que deben querer cambiar las cosas con ellos, la propia pareja, y en ocasiones, aunque lo intenten, hay un subconsciente que ha perdido el interés por su matrimonio y, de ese modo, la terapia no puede avanzar.

La terapia en pareja puede ser una verdadera solución antes de plantearse una separación, pero es importante tener claro que el terapeuta no hará nada por cada uno de los integrantes, es decir, no hay soluciones mágicas para esto y ambos miembros con los que deben involucrarse a fondo en el proceso indicado.

Lo ideal es no esperar hasta que la pareja esté totalmente distanciada o próxima a terminar la relación sino que adelantarse ni bien se perciba que algo falla y se ha vuelto recurrente. Hay que ser pacientes porque las cosas no se resolverán en una sola sesión y muchas veces serán individuales y otras en pareja según lo crea conveniente el terapeuta.

Lo que no es factible es que tengamos una pelea, un problema o algo que viene de años atrás dando toquecitos en nuestra relación y esperemos a que una cadena de televisión emita un programa sobre la terapia de pareja para que a nosotros se nos encienda la bombilla y decidamos probar algo parecido porque no tiene nada que ver lo que vamos a vivir en la consulta de un terapeuta con lo que Cuatro emite cada semana con Pilar Cebrián.

Deja un comentario