La atención odontológica en pacientes con necesidades especiales

La atención odontológica en pacientes con necesidades especiales

Uno de los grandes errores que se ha cometido a lo largo del tiempo, es prestar menos atención a la salud bucal de las personas con necesidades especiales; esto porque no solamente afecta directamente su salud integral, sino porque no le permite desarrollarse en otros ámbitos que son necesarios para sus cuidados generales.

En muchos de los casos esto se debe a la poca información y desconocimiento de los profesionales de la odontología sobre cómo tratar a las personas que tengan necesidades especiales. Sin embargo, desde hace unos años para acá, se le ha prestado más atención al caso y se han tomado medidas que puedan garantizar a estas personas la atención odontológica que se merecen y que necesitan, tomando en cuenta sus necesidades y adaptándolas a los procedimientos odontológicos que necesitan llevarse a cabo.

También es importante que echemos la mirada atrás unos 40 o 50 años  y recordemos que en muchos de los casos de personas que tenían necesidades especiales fueron escondidos y maltratados por el desconocimiento propio de la época y por las familias que no sabían como tratar con la condición específica. Por lo que evidentemente se ha visto avances a nivel social, aunque evidentemente aún falta muchísimo por avanzar en el área.

La atención odontológica de personas con necesidades especiales no puede esperarse que sea igual que tratar con cualquier paciente regular, por lo que volvemos al punto que mencionamos antes, la formación académica de los odontólogos debe tomar en cuenta a estas personas para que puedan tratarlos de la manera apropiada y basándose en sus necesidades.

Para hablar de este tema tan desconocido, contamos con reputados dentistas en Ciudad Real de la Clínica Dental Isabel Navarro, quienes nos explicarán todo lo que debemos saber sobre la atención odontológica de pacientes con necesidades especiales.

¿Cómo se define al paciente con necesidades especiales?

En el caso de la odontología, se puede definir a las personas con necesidades especiales a todas aquellas que por su condición de salud necesitan cuidados diferentes a la gran mayoría de la población, y cuyos requisitos de atención son de diferente complejidad.

Para hacerlo más fácil de entender se trata de personas con condiciones físicas, médicas, del desarrollo o intelecto que limitan su capacidad para recibir un tratamiento dental de rutina. Dentro de los pacientes que tienen necesidades especiales se encuentran aquellos con síndrome de Down, parálisis cerebral, autismo, epilepsia, discapacidad intelectual, fibrosis quística, espina bífida, síndromes genéticos, Alzheimer, Parkinson, etc.

Los pacientes con necesidades especiales tienen una mayor prevalencia de enfermedades bucodentales, estas condiciones se producen debido a un déficit en la higiene por las limitaciones físicas y psíquicas que impiden al paciente realizar un cepillado adecuado, el tipo de dieta que suele ser blanda y pegajosa por las dificultades para masticar o deglutir de muchos pacientes, los múltiples fármacos que consumen diariamente y la falta de atención odontológica.

¿Cuáles son las patologías más comunes en los pacientes con necesidades especiales?

  • Caries

Debido a la falta de higiene, al tipo de dieta que suelen tener estos pacientes y a la falta de visitas control al odontólogo, la caries dental suele ser la patología más prevalente en las poblaciones de pacientes con discapacidad, principalmente en los grupos de pacientes ciegos, sordomudos y con parálisis cerebral.

  • Maloclusiones

Existen diversas determinaciones genéticas que favorecen el desarrollo de maloclusiones en la mayoría de los pacientes con discapacidades físicas y psíquicas. A esto se le suelen sumar múltiples hábitos como la respiración bucal, la succión digital y la interposición lingual.

También es importante conocer que debido a la falta de masticación, los pacientes con  autismo suelen presentar apiñamiento dentario, mientras que los pacientes con parálisis cerebral infantil desarrollan mordidas abiertas anteriores severas. Por otro lado, los niños con síndrome de Down presentan maxilares hipoplásicos

  • Autolesiones

Estos son actos de autoagresión que resultan en un daño a los tejidos. Las conductas de autoagresión suelen manifestarse en el contexto de desórdenes del desarrollo como el retardo mental y el autismo; desórdenes psiquiátricos como el desorden obsesivo compulsivo, la anorexia, la esquizofrenia y el desorden dismórfico corporal; desórdenes neurológicos como el Síndrome de Tourette, neuro acantosis y el síndrome de dolor crónico. Estas pueden tener un origen neurológico, biológico o psicológico y el paciente puede golpearse o morderse cualquier parte del cuerpo, principalmente las manos, cara y mandíbula.

¿Cuáles son las técnicas para poder atender a pacientes con necesidades especiales?

Como mencionamos antes, la atención del paciente con necesidades debe ser adaptada a su diagnóstico y a sus necesidades puntuales. Sin embargo, existen algunas técnicas que se utilizan a nivel general para poder atenderlos desde el respeto y el trabajo en equipo, estas son:

  • Decir, Mostrar y Hacer

Esta técnica enseña al niño, paso a paso, lo que se espera de él en la consulta. Se le explica al paciente, con lenguaje comprensible de acuerdo a su capacidad de entendimiento, lo que se le va a hacer (Decir), luego se la hace una demostración de los elementos que se van a utilizar (Mostar), y por último se procede a llevar a cabo lo explicado (Hacer).

En esta técnica se deben considerar los niveles de instrucción del paciente, así como también hablar lento y dar una sola instrucción en cada orden y un premio tras cumplirla, y escuchar con atención, ya que hay que tener en cuenta que pueden tener problemas de comunicación, por lo cual es mejor las sesiones cortas.

  • Reforzamiento Positivo

Consiste en el fortalecimiento de un patrón de comportamiento que aumenta la posibilidad, que en un futuro, se exhiba dicha conducta. Los reforzadores pueden ser de varios tipos; pueden ser reforzadores materiales como las recompensas y premios ante las conductas deseadas, de tipo social como las demostraciones verbales de afecto y no verbales, así como los elogios y pueden ser refuerzos de actividad que suponen la oportunidad de realizar una actividad deseada tras realizar la conducta adecuada

  • Extinción

Es la eliminación del reforzador de una conducta que anteriormente se reforzaba. La manera más efectiva de erradicar una conducta reforzada anteriormente es ignorándola y para ello se debe ser constante y persistente.

  • Técnicas de Sedación

En muchas ocasiones, cuando el grado de discapacidad a nivel cognitivo es alto y existe falta de comunicación o incapacidad para controlar los movimientos involuntarios, se hará necesario recurrir a la ayuda farmacológica para realizar en las mejores condiciones el tratamiento odontológico.

  • Modelamiento o Imitación

Consiste en la modificación del comportamiento; a través de ello, el paciente puede familiarizarse con la situación odontológica, observando a otros niños en vivo o a través de un video, con un comportamiento igual al que se espera de él, mostrándole el procedimiento a realizar antes de llevarlo a cabo

  • Reacondicionamiento

Está indicada en pacientes con experiencias previas poco agradables. Se utiliza una mezcla de diferentes técnicas para de esa manera lograr una mayor aceptación hacia la consulta odontológica. Esta técnica es recomendada en casos de pacientes que han sufrido malas experiencias, con el fin de acondicionarlos lentamente, explicándoles de acuerdo a su nivel de entendimiento cada procedimiento pero sin mentirles.

  • Premedicacion Oral

Consiste en la indicación al paciente de benzodiacepinas orales como el diazepam o el midazolam por vía oral, antes de iniciar el procedimiento odontológico para de esta manera disminuir la ansiedad del paciente y facilitar el desarrollo del plan del tratamiento.

  • Anestesia General

Consiste en el uso de drogas que inducen al paciente a una pérdida de la conciencia y de la capacidad de mantener las funciones ventilatorias de forma voluntaria. Esta indicado en pacientes con complicaciones médicas importantes o imposibilidad de manejar la conducta

Todas estas técnicas se pueden utilizar con pacientes de cualquier edad, sin embargo, se recomienda que el proceso de cuidado y atención odontológica en pacientes con necesidades especiales se trabajen desde la infancia, para que de esta manera el niño pueda irse habituando a la experiencia y sea más sencillo de sobrellevar para él.

Recomendaciones para los cuidadores

Los cuidadores de los pacientes con necesidades especiales deben velar porque el cuidado bucodental de la persona sea la mejor durante el día a día, por lo que las siguientes recomendaciones pueden ser de gran ayuda:

  • Acudir a controles dentales de forma constante y según las indicaciones del tratante.
  • Realizar una higiene bucal considerando la técnica indicada por el dentista y con los implementos necesarios (cepillo, hilo dental, enjuague bucal) para mantener la salud oral.
  • Evitar ingerir alimentos que favorezcan la aparición de caries, especialmente aquellos ricos en azúcar.
  • Promover el consumo de agua durante el día.

Es fundamental entender que la salud bucal de una persona con necesidades especiales, debe ser considerada una prioridad, ya que de lo contrario pueden aparecer patologías que a largo plazo serán más complicadas de tratar, lo implica no solamente más gasto económico, sino más estrés, ansiedad y dolor innecesario para el paciente.

Lo importante es contar con profesionales que tengan conocimiento en el área de la atención de pacientes con necesidades especiales de manera que sean tratados desde la comprensión, el respeto y la empatía, para así lograr que la salud bucodental sea la más óptima.