El embarazo y la salud bucodental

El embarazo y la salud bucodental

El embarazo es una época en la que las mujeres tienen una serie de cambios no solamente físicos, sino hormonales generados precisamente por el proceso de gestación. En estos meses, la salud de la madre y del feto, dependen no solamente de las indicaciones del obstetra, sino que también debemos mantener al día otros aspectos de nuestra salud integral.

La salud bucodental es uno de esos aspectos que debemos tomar en cuenta, pues existen patologías propias que se pueden presentar en este periodo, por lo que es importante no solamente conocerlas, saber qué hacer para prevenirlas y también tener una idea de cómo atacarlas en caso de llegar a padecerlas.

Para conocer estas patologías, hemos conversado con los especialistas de Espai Dental OLVE, quienes desde su experiencia nos hablarán, no solamente de las enfermedades bucales que pueden presentarse durante el embarazo, sino también de los cuidados bucodentales necesarios para garantizar una buena salud bucal en ese tiempo tan especial y delicado.

Patologías orales en mujeres embarazadas

Es sabido por todos que existen una serie de enfermedades bucodentales que afectan a una gran parte de la población, incluyendo a las mujeres embarazadas, por ello, hablaremos de esas patologías comunes que pueden presentarse durante el embarazo, así como también de las que son propias del tiempo de gestación.

En cualquiera de los casos de los que hablaremos a continuación, es importante comentar y explicar los distintos síntomas que se presenten a los especialistas, pues son ellos los que con su experiencia decidirán cuales son los pasos a seguir para el tratamiento de los mismos.

Es importante recordar que durante el embarazo, muchos medicamentos son prohibidos por los especialistas pues pueden tener reacciones indeseadas o afectar negativamente al feto. Teniendo esto en cuenta, los medicamentos que se pueden ingerir antes del embarazo, pueden no ser los mismos que se puedan tomar durante el, por lo que siempre se deben seguir las indicaciones de los médicos, y en caso de duda, llamar o solicitar atención de forma inmediata.

Patologías orales comunes

Como comentamos anteriormente, estas son las que pueden presentarse en toda la población y no específicamente en las mujeres embarazadas, pero que también pueden darse durante del mismo.

  • Caries: El hecho de que su incidencia sea mayor durante la gestación se debe principalmente a dos razones; por una parte, a las modificaciones que sufre la flora bacteriana de la boca, por otra, a la tendencia de las embarazadas a comer una mayor cantidad de hidratos de carbono y de alimentos ricos en azúcares. En este sentido, la mejor forma de evitar las caries es, sin duda, una correcta higiene bucodental.
  • Periodontitis: Hay estudios que demuestran que las patologías periodontales potencian en la mujer embarazada una serie de fluidos biológicos que, en determinadas circunstancias, pueden afectar de forma directa al desarrollo del feto, influyendo sobre todo en su tamaño y en el peso. Asimismo, también pueden ser un factor de riesgo para que se produzca un parto prematuro.
  • Gingivitis: Es una enfermedad de las encías que provoca la inflamación de las mismas. Quienes la padecen presentan encías con gran sensibilidad, edematosas, de un color rojo intenso y que suelen sangrar con facilidad, ya sea de forma espontánea o por fricción, por ejemplo al cepillarse los dientes o cuando se mastica. Si la gingivitis no se trata de forma apropiada puede dar lugar a procesos mucho más graves como es el caso de la periodontitis, que puede ocasionar la pérdida de piezas dentales porque en estados avanzados implica pérdida de hueso y deterioro de los tejidos que adhieren el diente a dicho hueso.

Patologías orales específicas de las embarazadas

En este caso, hablamos de esas patologías que se presentan o que podrían presentarse en las mujeres en proceso de gestación

  • Xialorrea o salivación excesiva: Este caso se produce debido a los cambios hormonales que experimenta la mujer durante el primer trimestre de la gestación, como consecuencia de los vómitos y náuseas propios de los primeros meses y en muchas ocasiones por la acidez estomacal. Este problema suele darse en el primer trimestre de la gestación y en la mayoría de los casos desaparece de manera espontánea a lo largo del embarazo, por lo que en todo caso no hay mucho por lo que preocuparse, sin embargo es importante mencionarle esto a los médicos, tanto al obstetra, como al dentista.
  • Épulis del embarazo: Afecta a los tejidos blandos de la cavidad oral, y consiste en un crecimiento benigno en la papila que tiene su origen en los ligamentos o estructuras de soporte del diente. Es decir, aparece un bulto entre las piezas dentales, un pequeño tumor benigno que si no desaparece después del parto tendrá que ser extirpado mediante una pequeña intervención quirúrgica. En muchos de los casos, la intervención quirúrgica no es necesaria, sin embargo, prestar especial atención a esto es importante, pues dependerá de cómo se desarrolle y de su desaparición, si debemos asistir o no al dentista por esto.
  • Erosiones dentales: En este caso en particular, se trata de desgastes en la superficie de los dientes que son causados por la acidez del vómito que suele ser bastante frecuente, sobre todo en los primeros meses de embarazo. Esto tiene como consecuencia que el desgaste aumenta la sensibilidad dental con la temperatura (frío o caliente), lo que puede resultar muy molesto. Para evitarlo la solución es simple, cepillar los dientes después del vómito.
  • Inflamación gingival: Durante el embarazo las mujeres tienen mayor cantidad de estrógenos y progesterona en sangre, lo que aumenta la circulación sanguínea en la piel y en los tejidos y como consecuencia se produce una mayor reacción inflamatoria de las encías. A simple vista se puede observar que las encías están un poco más inflamadas y con un color más potente, a su vez, se vuelven más frágiles y delicadas, por lo que puede haber sensibilidad o sangrado. Esta es la afección bucal más común en el embarazo, entre un 60% y un 75% de las mujeres la padecen durante la gestación, para evitarla hay que seguir una higiene bucal perfecta.

Cuidado de la salud bucodental durante el embarazo

Mantener la salud bucodental durante el embarazo no es nada complicado ni extraordinario, sin embargo, es muy importante para mantener la salud integral tanto de la madre, como del nonato. Para ello, es imprescindible tomar en cuenta la alimentación y la correcta higiene oral, puntos que desarrollaremos a continuación:

Higiene oral durante el embarazo

Para mantener nuestros dientes y boca sanos, lo ideal es seguir las mismas recomendaciones que se dan cuando hablamos de higiene dental a nivel general, y aunque todos sepamos cuales son, nunca está de más recordarlas.

  • Cepíllate los dientes dos veces al día con un cepillo de dientes con cerdas suaves.
  • Utiliza pasta dental (dentífrico) que contenga fluoruro. El fluoruro ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes y a prevenir la caries.
  • Cambia tu cepillo de dientes cada tres o cuatro meses, o antes de ser necesario. Un cepillo desgastado no es tan efectivo para limpiar tus dientes.
  • Usa el hilo dental al menos una vez al día. Es mejor hacerlo antes de cepillarse los dientes. El hilo dental remueve la placa que se encuentra entre tus dientes y sobre las encías.
  • Consume una dieta saludable. Es menos probable que padezcas de enfermedad de las encías si comes alimentos saludables.
  • Evita los dulces y las bebidas endulzadas. Comer y beber muchas cosas dulces incrementa tu riesgo de presentar caries dentales. Si decide comer o beber cosas dulces, cepíllate los dientes después de comerlos.
  • Mantén las prótesis dentales, retenedores y otros aparatos limpios. Esto incluye cepillarlos regularmente.
  • Programa visitas a su dentista regularmente. Muchos dentistas recomiendan hacerse una limpieza dental profesional cada seis meses.

Alimentación Balanceada

El éxito del embarazo y del parto, está muy relacionado con los cuidados y la alimentación que tenga la madre.

  • Mantén una alimentación variada y equilibrada, ella proveerá la energía y nutrientes necesarios para la salud materna y el desarrollo y crecimiento del bebé.
  • Incluye en tu menú alimentos de todos los grupos: granos, cereales, tubérculos y plátanos; hortalizas y frutas; leche, carnes y huevos; grasas y aceites y azúcares (azúcar blanca, papelón, miel) este último grupo consúmelo con moderación.
  • Procura beber ocho vasos de agua o dos litros al día.
  • Toma las comidas principales desayuno, almuerzo y cena, más tres meriendas diarias de frutas (enteras o licuadas) y lácteos (leche o yogurt). Así garantizas la energía y los nutrientes necesarios para el bebé.
  • Recuerda que las necesidades de ciertas vitaminas y minerales como ácido fólico, hierro y calcio, se incrementan durante el embarazo. Para cubrirlas, es necesario tomar suplementos en pastillas.
  • Evita el consumo de alimentos crudos como huevo, pescados, carnes, etc.
  • Disminuye o elimina el consumo de café durante el embarazo. Recuerda lavar muy bien las frutas y vegetales que se consumen crudos.
  • Modera el consumo de sal.
  • Practica ejercicio, como caminar y nadar, lo cual te ayudará a mantener el peso.

Como podemos ver, mantener la salud bucodental durante el embarazo debe ser tan prioritario como el cuidado que se le da a lo relacionado con el bebé, pues de una u otra manera, el cuidado oral también afecta su desarrollo. Así mismo, es importante que prestemos la atención necesaria a la higiene bucal y que en caso de tener dudas, inmediatamente visitemos a nuestros especialistas, de forma que nuestra salud integral sea la más idónea.