En ocasiones las casas se empiezan por los tejados

Tras las recientes lluvias que han azotado la comunidad valenciana, toca hacer recuento de los daños y perjuicios que se han producido. Cabe decir que estas lluvias han sido devastadores para algunas provincias de la Comunidad Valenciana, como Alicante, donde se han producido graves inundaciones.

Siguiendo con las noticias sobre las inundaciones en Alicante, la Agencia Estatal de Meteorología anunció que se trata de las peores inundaciones desde 1997. Como consecuencia de las inundaciones, se produjeron graves inundaciones en las arterias principales de la ciudad,  las playas quedaron inaccesibles y se produjeron numerosos daños tanto en bienes materiales, como casas, coches o garajes.

También se produjeron muchos daños en otras ciudades de costa de la Comunidad Valenciana. Con el fin de solucionar todos estos desperfectos, el importe estimado por la Agencia Valenciana de Turismo es de 4.330.000 Euros, una cifra que muestra la seriedad de las lluvias. Todos estos daños afectan principalmente a uno de los sectores económicos principales de la Comunidad, el turismo.

Lo que más sorprende de la situación, es que unos pocos días después el buen tiempo, característico de los municipios de la costa de la Comunidad Valenciana, volvió. Y con ello surgió la necesidad de reparar los daños de los locales comerciales, paseos marítimos y demás enclaves que ayudan a atraer ingresos.

Pero en este artículo me gustaría mencionar a los ciudadanos que han visto como, debido a unas lluvias torrenciales durísimas, han visto cómo sus casas o posesiones han sido destrozadas por el agua. Estas familias pueden cobrar el dinero del seguro, pero muchas veces lo recibido no llega para cubrir tanto los desperfectos físicos como los morales. Y es que hay familias que pierden todos los recuerdos que tenían en su casa debido a la gran fuerza del agua.

La importancia de estar bien cubierto

Cuando hablamos de inundaciones en viviendas, lo más normal es prestar atención a las situaciones en las que el agua entra por las partes bajas de las viviendas, como los huecos de las puertas y ventanas. En estas situaciones, el mejor consejo para cubrir la situación, es tapar con planchas de madera o metal los huecos por donde pueda entrar el agua.

Pero existen otras en las que el agua entra por la parte superior de la vivienda, es decir, por el tejado. Y estas son las situaciones más peligrosas que pueden suceder, ya que una gran cantidad de agua en el tejado puede hacer que este venza, como consecuencia del peso del agua. Por eso es muy importante vigilar el estado de las vigas o pilares sobre los que se sostiene el techo. Cuando detectamos que existen anomalías, es recomendable llamar a empresas especialistas en cubiertas y tejados, como Cubiertas Estévez, para que examinen las anomalías, y en el caso de que sean importantes, procedan a restaurar y asegurar el tejado o las vigas que lo sostienen.

En el caso de las casas de nueva construcción, muchas de ellas pueden librarse de problemas con la utilización de materiales de impermeabilización y aislamiento. Este tipo de materiales, como puede ser Onduline, que permite que el tejado esté ventilado e impermeabilizado. Este tipo de materiales también son instalados por Cubiertas Estévez, que además ofrecen doble garantía de calidad: la del fabricante y la de instalación.

En conclusión, hemos visto como recientemente se han producido graves daños económicos en la provincia de Alicante, hasta el punto al que puede afectar a uno de los sectores económicos principales de la provincia, el turismo. Pero nadie está a salvo de las inclemencias del tiempo, por eso cabe examinar los tejados de las casas para asegurarse de que no hay defectos; y en las nuevas construcciones hay que utilizar materiales que den un extra de impermeabilidad. Todo esto para tener tejados seguros que aguanten cualquier lluvia.