Problemas para la salud derivados del Bullying

Durante mucho tiempo en España ha habido temas de los que no se podía hablar, lo que se llamaba tabú. Si hablabas te miraban raro, e incluso podías perder amigos porque no se sentían cómodos al hablar de estos temas. El bullying es uno de estos temas y hoy en día está en el punto de mira para ser erradicado.

El bullying es un acoso físico o psicológico al que someten de forma continuada los compañeros de clase a un alumno. Esto provoca depresiones profundas que marcan toda una vida, además producen trastornos psicológicos, que como ya hemos visto este año, puede llevar a los niños a suicidarse. Siendo este un fin totalmente injusto para un niño.

Recientemente unos investigadores de la Universidad de Pittsburg (situada en los Estados Unidos), han demostrado que existen riesgos que se pueden trasladar a la edad adulta, derivados de situaciones de bullying. Y no sólo sobre las víctimas, sino también para los agresores que pueden tener problemas cardiovasculares. Este estudio no se centra directamente en las posibles derivaciones en la salud mental, sino que pone el foco de atención en el impacto potencial que puede tener la salud física.

Para llevar a cabo el estudio se ha seguido la evolución de trescientos varones que estudiaban en primaria a una edad de entre seis y siete años hasta que cumplieron los treinta años. El objetivo era mostrar si había repercusiones en la salud después de haber sufrido algún episodio de acoso o intimidación, o de haber sido parte activa en la misma.

Los resultados han mostrado que los varones que habían sido acosadores y agresores durante la infancia eran más propensos a fumar tabaco o marihuana, tenían una actitud agresiva, y sufrían situaciones de estrés después de más de dos décadas. Esto viene a confirmar que los acosadores pueden tener problemas de salud derivados de sus agresiones.

Por otro lado, los sujetos que habían sido víctimas de bullying tenían más problemas económicos, se sentían injustamente tratados y eran menos optimistas. Estos resultados son críticos, porque los investigadores constataron que estas personas también tenían un mayor riesgo de tener problemas de salud, sobre todo de tipo cardiovascular. Esto es debido a los factores de riesgo psicosociales como el estrés, la ira y la hostilidad, que producen una mayor probabilidad de tener infarto de miocardio, ictus e hipertensión.

Frenar el bullying desde el punto de vista legal

Personalmente, y con un hijo de tres años, pienso en la posible situación en la que mi hijo pudiera ser parte de un caso de acoso de bullying, o incluso agresor. Y esta situación enciende la bombilla roja de mi cerebro. Los padres tenemos que educar a nuestros con principios pacíficos y desde la comprensión para que no ocurran estas situaciones.

Pero es la Ley la que debe establecer medidas para que los colegios e institutos tengan tolerancia cero con los casos de bullying, porque existen muchas situaciones en las que los propios profesores echan la vista hacia un lado. Por suerte existen despachos especializados en los casos de Bullying, como Durán&Durán Abogados, especialistas en casos de Bullying gracias a su dilatada experiencia en estos temas.

Para finalizar diré que el bullying es uno de esos fenómenos sociales que se han convertido en un objetivo a erradicar, porque de ello depende de la salud física y mental de las futuras generaciones.