Los implantes dentales, una solución cada vez más popular

Los implantes dentales, una solución cada vez más popular

Es un hecho que los implantes dentales están aumentando considerablemente como solución a la pérdida de piezas dentales. Vamos a contarte un poco más sobre el tema, para aclarar un poco qué es y en qué consiste un implante dental.

¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales son unos cilindros normalmente realizados en titanio que son el sustituto de la raíz del diente. Estos implantes podríamos decir que son una especie de raíces metálicas artificiales que se colocan de modo quirúrgico en la mandíbula debajo de las encías, haciendo posible que el dentista pueda sustituir las piezas dentales que se hayan perdido. Al funcionar como raíz, se puede colocar encima prótesis dentales, caso de coronas o puentes.

Los implantes se usan para sustituir uno o más dientes que faltan, lo que ayuda a que se detenga o como prevención de la pérdida del hueso de la mandíbula.

Una salida para muchas personas

Quien han perdido dientes, en ocasiones pueden sentirse con reparos a la hora de hablar o sonreír. Perder los dientes tiene un efecto negativo en los hábitos de nuestra alimentación. Cuando se reemplazan las raíces dentales que faltan, estos implantes dan a las personas fuerza y estabilidad para comer todo tipo de alimentos sin tener una lucha para masticar, estimulando y manteniendo el hueso de la propia mandíbula.

¿Cómo te hacen el implante?

Antes de nada, lo mejor es que confíes en especialistas, caso de dentalmorante.es, una clínica con años de experiencia y dotada de las últimas novedades en el terreno dental. Sus profesionales nos han contado cómo realizan un implante para que puedas hacerte una idea de cómo se realiza.

El implante dental se coloca en la mandíbula para poder fundirse con el hueso natural y pasar a ser una base de gran fuerza y resistencia para los dientes nuevos o de reemplazo. La cirugía dental de un implante no es un proceso de hoy para una semana, pues necesita una serie de meses. Gran parte de este tiempo es de espera mientras dentista y paciente trabajan juntos para que el resultado sea el esperado. Vamos con los pasos:

Lo primero se hace una incisión en la encía, para después colocar el implante en la mandíbula con un tornillo que hace posible que el implante pueda reemplazar a la raíz del diente original. Después de color el implante, las encías tienen que suturar y cicatrizar, un periodo que puede estar entre los 3 a 6 meses, en los cuales la mandíbula se forma alrededor del implante.

Las coronas que se ponen a modo temporal, se colocan después de que el implante se haya curado, debiendo colocar un pilar en este implante. El pilar es una extensión del poste del metal del propio implante y vale como base para el nuevo diente.

Una impresión del pilar se tome y es la que se usa para la creación del diente. En cuanto la restauración termina, es necesaria otra visita al dentista para finalizar el proceso.

¿Qué ventaja tienen los implantes sobre las otras opciones?

Las ventajas son unas cuantas, primeramente, son la opción más semejante a los dientes naturales, puesto que son fuertes, estables y funcionan realmente como un diente natural. Otras opciones, caso de las dentaduras postizas o puentes, en ocasiones llevan a un deterioro del hueso, pudiendo interferir cuando se come, habla u otras actividades de nuestro día a día.

Son la mejor solución a largo plazo, puesto que los puentes dentales tradicionales suelen durar de 5 a 7 años, como máximo 10 años cuidándolos, pero siempre antes o después deben ser cambiados. Los implantes dentales es posible que necesiten ajustes de forma periódica, pero pueden durar toda una vida si se colocan y cuidan bien por el dentista.

Los resultados fiables son toda una garantía

Son una eficaz manera de proteger la pérdida o deterioro de la mandíbula. Los implantes dentales son la única opción real de restauración dental que realmente estimula al hueso natural, estimulando el crecimiento del hueso y a prevenir la pérdida de hueso.

Por último, este tratamiento tiene un dilatado historial de resultados fiables, a largo plazo y suele considerarse más predecible que otros tratamientos para la reparación o reemplazo de dientes, donde se incluyen los puentes y demás.