Los Beneficios de Andar Descalzo

Los Beneficios de Andar Descalzo

Al parecer, andar descalzo ayuda a la transpiración natural de la piel, además de permitirnos descansar de tacones y hormas estrechas.

Caminar por arena dina y suave de la playa masajea y relaja los músculos, y libera la piel de durezas (actúa a modo de exfoliante natural).

Si bien, se puede deshidratar fácilmente y, por ello, los pies necesitan cuidados adicionales de hidratación, limpieza y fotoprotección, cuando está al descubierto.

A esto hay que añadir que cuando vamos descalzos no tenemos la amortiguación que nos proporciona el calzado lo que aumenta la presión que el cuerpo ejerce sobre los pies y solemos terminar más cansados al final.

Por ello se suele recomendar siempre calzado con una buena suela de tacón bajo entre 3 y 4 cm, principalmente para andar más erguidos y es muy conveniente a la hora de evitar posibles dolores de espalda.

Ahora bien, desde el punto de vista de la osteopatía donde se pone especial atención en la estructura anatómica y los trastornos mecánicos del cuerpo, andar descalzo es muy beneficioso, sobre todo si se hace sobre superficies rugosas, planas y sin inclinación lateral, aunque se pueden producir sobrecargas musculares es la cadera, glúteos o columna vertebral.

Si bien, andar sin zapatos hace que la biomecánica producida en el pie, y en el cuerpo entero como unidad, genere de forma natural una reorganización tensional estructural que alivia la presión producida por el calzado que utilizamos diariamente.

Aunque no todo el calzado produce el mismo efecto, por lo general, al andar descalzos le damos a nuestros pies un descanso muy recomendable para recupera la alineación de las articulaciones.

Los Bebés también deben de andar Descalzos

No solo es recomendable entre adultos, también para los bebés es muy beneficioso dar algún que otro paseo descalzo.

Andar descalzos contribuye a su desarrollo en el proceso de interconexión neuronal y además les ayuda a reconocer la mejor forma de ubicarse en el espacio y afianzar su seguridad.

También favorece la formación del arco plantar. Hasta los 3 años, los niños suelen tener los pies planos. Al andar descalzos están haciendo un ejercicio ideal para que dejen de tenerlos así, porque ayuda a sus huesecitos a ir adquiriendo una forma arqueada.

Además, también les ayuda a ser más conscientes de su propio cuerpo, mejorando su estabilidad, porque perfeccionan la capacidad que tienen los niños de apoyar los dedos en el suelo.

Si creemos que el suelo puede estar algo frío siempre podemos recurrir a unos calcetines antideslizantes para evitar que se resbalen.

Por otra parte, es importante que compremos calzado de su número. Suelo recordárselo a otras mamás cuando veo que compran a sus hijos zapatitos de más tallas porque tienen la idea de que así les durará más tiempo el calzado.

El problema de esta idea es que, sí, le durará más pero el pobre niño andará muy incómodo mientras su pie no sea de la talla. Para mí es fundamental comprarles a mis peques el mejor calzado posible y siempre de su talla. Tienen que estar lo más cómodos posible. Además, ahora comprar calzado de niños cada vez es más fácil con las interesantes propuestas que hay en Internet.

A mí me encanta Andandito, es una zapatería infantil, con calzado de fabricación nacional a un precio muy ajustado. En su tienda online ponen a nuestra disposición zapatos de bebé, niño y niña de calidad, atemporal, el de siempre.

Tratan de satisfacer toda la necesidad de calzado de los más pequeños, tanto para vestir como informal. En su catálogo de zapatos de niña, niño y bebé tienen desde zapato clásico a bambas, menorquinas, deportivas o zapatillas de loneta…en una gran variedad de modelos y colores.

Así que aunque lo mejor es ir por pisando tierra firme con nuestros pies, de calzarlos, eso sí con lo mejorcito y la talla adecuada.