La mejor fotografía en los Premios Goya

La mejor fotografía en los Premios Goya

Seguro que si hablamos de los Premios Goya 2017 nos viene a la memoria las películas, los actores principales, secundarios, directores e incluso banda sonora o mejor vestuario. Todos sabemos en qué consisten, pero sabemos en qué consiste el premio a la mejor fotografía. Por ejemplo en esta edición se lo ha llevado  Óscar Faura por Un Monstruo Viene a Verme, que ha superado a Álex Catalán (‘1898. Los últimos de Filipinas’), José Luis Alcaine (‘La reina de España’) y Arnau Valls Colomer (‘Tarde para la ira).  Creo que es una decisión acertada, y que en el Jurado acertó de lleno.

Vamos a lo que nos importa, ¿qué se valora para concederlo? ¿Conoces las funciones del director de fotografía en una película? ¿Qué hay que hacer para ganarlo? Pues voy a intentar explicarlo.

El director de fotografía tiene que plasmar visualmente la idea que quiere transmitir el director de la película. Para ello, tiene que definir la iluminación, la composición visual y los movimientos de cámara, de manera que sus decisiones, basadas en su intuición visual y su preparación conceptual, se materializan de una forma real al rodar. La verdad es que es complicado de explicar y no siempre se logra.

Minusvalorados

En mi opinión es un premio de mucho valor porque engloba todas las fases de la producción del filme. Va desde la preparación y rodaje, hasta la finalización. Por ello, se trata de uno de los miembros del equipo más involucrado y que emplea mayor tiempo. En España, como suele pasar en muchos aspectos, el director de fotografía no tiene el valor que merece. Y siempre este Goya queda dentro de los denominados como premios menores. Toda una injusticia.

Y es que las decisiones tomadas por el director de fotografías, van a influir y mucho en si la película es buena o no. En muchas ocasiones,  de él van a depender, las emociones que se producen en el espectador, al dirigir de una manera acertada el foco de atención. Por lo tanto en sus manos, o mejor dicho en su cámara está el éxito.

El Óscar a la mejor fotografía se ha venido entregando desde la primera edición de estos premios por lo tanto se ve su valor. Aunque en los primeros años se una división, una para películas en blanco y negro, y otra para películas en color.

Los Goyas de los profesionales

Los fotógrafos de profesión también tienen sus particulares premios Goya. Por ejemplo conozco a Hevia Fotógrafos, que se han alzado con dos títulos en la categoría de imágenes de boda. Además lo hizo una chica, Tamara, que lo lleva en los genes porque su padre, Juan Luis Hevia Berbes, ganó ese mismo galardón en el año 1993.

Como puedes comprobar la fotografía es vital para tener éxito. Por eso espero que cuando veas los Premios Goya la próxima vez en tu casa, aunque cada vez lo ven menos gente, pienses en todo el trabajo que hay detrás. Una película no solo depende del famoso “corten” del director, o de las interpretaciones de los actores, una película tiene su punto básico en una buena fotografía.