La Feria de Sevilla del 30 al 4 de Mayo

Estamos a  principios de abril y muchas ciudades ya están arrancando motores para la famosa feria que se celebra este mes, y no hablamos de la feria del libro. Puede resultar curioso porque se sale un poco de lo común, pero hay muchísimas ciudades que celebran la feria de abril de Sevilla. En Alicante se celebró este fin de semana pasado en una parcela donde se tiene por costumbre celebrar algunos eventos, en Barcelona, cerca del barrio gótico, se celebra el fin de semana que viene, e igual que en esas dos ciudades ocurre también en otras tantas. Podríamos decir que se ha popularizado a pesar de que la tradición sea sólo cosa de la ciudad de la Giralda.

Aunque lo curioso no es sólo eso… este año, como ya ha pasado en muchos otros anteriores, la feria de abril se celebra en mayo: para ser exactos coge un día del mes de abril y 4 de mayo. Esto es así porque normalmente se suele celebrar una semana después de la Semana Santa y este año ha caído muy tarde.

Un poco de historia

Alfonso X El Sabio otorgó permiso a Sevilla en 1254 para celebrar dos ferias de venta de ganado en la ciudad, una en abril y otra en septiembre. La Feria actual fue creada por iniciativa de dos concejales de adopción (uno era vasco y el otro catalán) que solicitaron al Pleno la recuperación de esas ferias. Isabel II aprobó la celebración de la nueva feria de abril en 1846 y el 18 de abril de 1847 tuvo lugar la primera feria moderna en el Prado de San Sebastián, con 19 casetas y un gran éxito de ventas de ganado. Así, lo que empezó siendo una feria comercial, acabó siendo una feria de ocio donde lo que prima es el color y la alegría sevillana.

Desde entonces, la feria se ha convertido en todo un acontecimiento al que miles de personas acuden cada año, tanto de Andalucía, como de toda España y, también, del extranjero. De hecho, hay hoteles, hostales y albergues que viven por y para la Feria de Sevilla. Algunos de ellos abren sus puertas en Semana Santa, las cierran tras los días de la Feria y no las vuelven a abrir hasta el año siguiente. Otros abren en esas fechas y en los meses estivales de Junio a Septiembre, y otro gran porcentaje permanece abierto todo el año gracias a que la ciudad ofrece otras muchas atracciones turísticas, tanto a nivel cultural como de ocio.

En lo que respecta a la Feria de Abril, los turistas suelen reservar las habitaciones con muchos meses de antelación, pues a estas alturas ya no quedan casi plazas libres de alojamiento en toda la capital. Uno de los mejores hoteles para disfrutar de la feria es el Mercer Sevilla, situado entre el margen derecho del río Guadalquivir y tres emblemáticos monumentos declarados patrimonio de la humanidad: la Catedral de Sevilla, el Palacio de los Reales Alcázares y la Torre del Oro.

Ahora bien, visitar Sevilla y centrarnos sólo en la feria es como ir a París y ver sólo la Torre Eiffel ignorando la Catedral de Notre Dame, el Arco del Triunfo, Montmatre o el Museo del Louvre. Si visitamos Sevilla, sea en la época del año que sea, no podemos pasar por alto algunas visitas como la del Real Alcázar, la Plaza de España, La Giralda, la Torre del Oro o su plaza de toros, por eso lo mejor es contratar una visita turística por la ciudad, sobre todo si se dispone de muy poco tiempo. Los profesionales pueden ayudarnos a organizar mejor nuestros días con el fin de poder ver todas y cada una de sus principales maravillas. Uno de los mejores tours lo encontraremos dentro de la oferta que tiene la empresa Visitours entre sus visitas guiadas por Sevilla. Con ellos visitaremos el barrio de Santa Cruz, los Alcázares, la Catedral, la Basílica y mucho más. Eso sí, no sé si este año encontrarás ya alojamiento, igual tienes ya que reservar para el año próximo, porque a menos de un mes de distancia en el tiempo probablemente no quede espacio ni para las hormigas.