Defensa contra los Abusos de las Compañías de Telecomunicaciones

Es difícil no conocer a alguien que no haya tenido con una compañía de telefonía móvil, son muchos y muy diferentes los casos de estas reclamaciones, ya sea desde conexiones excesivamente más lentas de lo prometido, tarifas más caras de lo asegurado, impasibilidad para darse de baja o cobro por servicios nunca solicitados son solo algunas de las clásicas situaciones por las que puede llegarse a reclamar a alguna de estas compañías.

Por otra parte, no es de extrañar que sea el sector de telecomunicaciones, dada su elevada cifra de líneas contratadas, el que reciba un mayor número de reclamaciones en términos de consumo. Según el último balance anual de FACUA, Consumidores en Acción de sus 7.897 reclamaciones realizadas el pasado año 1/3 parte eran debido a las compañías de telecos.

Es importante recordar, que ante los abusos de este tipo de compañías es importante defenderse, y es que, a menudo, ante la negativa del usuario a pagar puede que la empresa le perjudique aún más al añadir al cliente en una lista de morosos, lo que podrá dificultarle a la hora de solicitar un crédito.

Por ello, es muy importante saber cómo defenderse ante estas situaciones, muchas veces acudir al asesoramiento de profesionales en este campo específico puede ahorrar muchos problemas.

Llevaba varios problemas con mi compañía de telefonía móvil, ya que seguían cobrándome un servicio para el que me había dado de baja y me decían que no encontraban la grabación de mi cambio de tarifa, por lo que no podía hacer reclamación. Habían estado cobrándome de más casi un año y la cantidad de dinero demás era bastante elevada.

No solo perdía mucho tiempo en su atención al cliente, sino que además no conseguía solucionar nada de este modo. Fue por ello que decidí recurrir a los servicios de reclamacionesconsumo.es, donde su abogado experto en reclamaciones de consumo supo guiarme en todo el proceso para por fin conseguir que me devolvieran mi dinero.

Pasos a seguir ante una Reclamación no atendida de una Compañía de Teleco

Después de mi experiencia, empecé a ser mucho más precavida como clienta de este tipo de empresas.

Para empezar, es importante poder recopilar todos los contratos que la empresa te hizo relativos al servicio ofertado, así como todas las “ofertas y promociones” que la empresa hizo al consumidor, para poderlas comparar con las tarifas actuales.

Los pasos a seguir a continuación consisten en acudir, en primer lugar, al departamento de atención al cliente de la compañía y presentar una reclamación.

Pasados 30 días, si la compañía no ha contestado o el consumidor está conforme con su respuesta, el usuario tiene dos posibilidades: o bien acudir a una Junta Arbitral de Consumo, o dirigirse a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

La primera vía es más ágil y ambas opciones son gratuitas. Si bien, una de las razones por las que decidí contratar los servicios de un abogado es que, aunque estas den la razón al consumidor, se trata de unas resoluciones que se limitan a aun asunto de derecho privado que no crea jurisprudencia y se concluye con la simple devolución al usuario del importe debidamente cobrado.

Y si una cosa tenía muy clara, es que, cuando se trata de las telecos, los abusos nunca son puntuales, por lo que llevar a cabo una acción colectiva por la vía judicial puede ser la forma más acertada de cambiar las cosas a largo plazo.

Es cierto que esta última opción no es gratuita para nosotros, pero, en mi caso, no tardé en encontrar más afectados por este tipo de compañías y creamos una asociación de consumidores afectados por el mismo problema, con lo que reducimos mucho los gastos y conseguimos un resultado mucho mejor para todos.

Al fin y al cabo, denunciar es la única manera de que la administración ponga una multa disuasoria que sea además proporcional al fraude cometido.